29/7/08

ESTATUA DE GOMA


¡Despierta¡. Loli se divertía mucho, despertando a su hermano a gritos.Todos los días lo mismo, se acostaba muy tarde enganchado al ordenador, navegando por la red. Pero esta noche había escrito un relato que le había sugerido su amigo Alan, tenía que hacer una historia que veladamente hablara de su blog http://humorporhoras.blogspot.com/ con una historia guay que diera un poco de miedo. Le había quedado bastante bien, se la envió por correo a su amigo cuando el reloj señalaba las siete de la mañana.
Arrastraba demasiado sueño para levantarse, los ojos le pesaban, las voces de su hermana no lograban espabilarle del todo, tenía un hambre canina.
Por fin se levantó de la cama refunfuñando se vistió con el traje de trabajo, se pintó la cara, mientras Loli le ponía en la mesa unos macarrones recalentados.
_¡Date prisa!vas a llegar tarde, y no tendrás tiempo de hacer dinero para la cena.
Como todos los días Damián se colocaba en su sitio habitual, en el centro de la plaza, colocaba su taburete y se encaramaba encima, quedando inmóvil.
Aquella tarde era especialmente calurosa, aunque Damián buscó un sitio de sombra.
Pasaba las horas haciendo su papel de "hombre estatua", solo se movía si algún viandante le soltaba unas monedas. Los niños se acercaban con sus caritas sorprendidas, y miradas interrogantes, para ellos Damián tenía un movimiento especial: Se apretaba la nariz y levantaba las piernas, primero la izquierda y luego la derecha. Los niños celebraban sus movimientos con risas inocentes y algún que otro aplauso. En algún momento que no pudo precisar, Damián perdió la noción del tiempo, seguía inmóvil con los ojos cerrados, hacia demasiado calor y el sopor era inaguantable.
Alguien le tocó las piernas, abrió los ojos y se extrañó, un grupo de gente le rodeaba observándolo con preocupación.
_¡Está enfermo!, comentaba una señora que estaba a su lado.
_.Creo que tiene una insolación, hay que llevarle al hospital.
Damián intentó levantar el pie, pero su bota estaba pegada al taburete, el calor había disuelto la goma del calzado con la goma del taburete.
Se llevó la mano a la cara, sintió un dolor insoportable, miró a su alrededor los rostros de la gente, se le nubló la vista y perdió la conciencia.
A la mañana siguiente, el periódico local se hacía eco de la noticia:

MIMO INGRESADO EN EL HOSPITAL CON GRAVES QUEMADURAS EN LOS PIES, En el traslado de la ambulancia, la hermana del joven informó a la redactora de este periódico, que su hermano había salido de casa como todos los días a su trabajo de mimo en una céntrica plaza .
Damián.M.B. quedó extrañamente dormido de pie, por lo que no se percató de las altas temperaturas que en el día de ayer padeció la ciudad. En el traslado al hospital y en pleno delirio no dejaba de repetir ¡Loli ponme los macarrones!.
Su estado es reservado…seguiremos informando.

olvido

17/7/08

LA PRINCESA EN EL CUARTO DE BAÑO

dibujo de lowon




No pude transformarme en princesa porque el espejo del cuarto de baño me seguía mirando.
Fui honesto, salí del armario con ciertas dificultades, pero me sentía orgulloso, mi familia mi mujer, todos eran conocedores de mis tendencias.
Lo último que quedaba por hacer lo había programado para el sábado noche. Saqué del armario mi precioso vestido de satén dorado con escote de vértigo, a juego con unos preciosos zapatos de tacón de aguja, me maquillé impecablemente los labios en rojo pasión, y como toque final me encasqueté una diadema de princesa. Me miré en el espejo del cuarto de baño, el rostro que se reflejó soltó una enorme carcajada y la cenicienta que había en mí, se introdujo directamente en la ducha.

Olvido

9/7/08

TREINTA METROS


Es el piso de mis sueños, me he pasado todo el año buscando,¡pero por fin lo encontré!, estaban esperándome sus treinta metros cuadrados. Es gratificante el hedor que despiden sus paredes. Estoy satisfecho con la compra, es justo lo que andaba buscando, no tiene buenas vistas al exterior, sus ventanas dan a un callejón bastante oscuro, pero es perfecto, el edificio solo tiene tres vecinos muy mayores que no conozco.
Se perfectamente que esta casa tiene una historia terrible de crímenes sangrientos sin resolver, asunto que intentó ocultar el agente de la inmobiliaria. El olor del ambiente es embriagador, mis papilas gustativas empiezan a segruegar una salivilla agridulce, premonitoria de mis futuras apetencias. De cualquier modo solo le voy a usar de noche, el resto del día duermo.
La luz me hace daño.

Olvido