16/6/08

ALAS QUEBRADAS




No sigas mi estela
de dolor y fuego,
boca mentirosa.

Te endiosé como a un sol,
adoré tus mitos paganos,

me impregne de tu fragancia,
absorbí tu dulce veneno,
que emponzoñó mi sangre

Supliqué que me soltaras,
que me dejaras volar libre,

que me estabas quemando
como las alas de ICARO.

Que tu calor me mataba,
que tu boca era una espada
templada en una forja infernal.

Y ahora estoy remendando mis alas,
resquebrajadas por tu calor destructor,
recomponiendo mi vida ¡al fin!

Para seguir volando,
hacia otros soles más bondadosos.
Sola ¡ pero libre!.

Olvido 2007
Esta poesía es tuya Verónica "mi niña de luna", para que siempre puedas recomponer tus alas.
Con amor infinito

1 comentario:

verowhite dijo...

Sabes que me ha gustado mucho que me dedicaras esta poesía. Como te dije en su momento, me ha sorprendido gratamente ver la facilidad que tienes para escribir, espero que siga así por mucho tiempo y compartas muchas más cosas con el mundo :)