18/6/08

CARTA DE AMOR EN EL AÑO 2039




Querida Marina:
Acabo de recibir tu mensaje escrito en el año 2008, hace cuarenta años, todavía me tiemblan las manos de emoción, parece una jugarreta del destino, estoy en el año 2039 y no sé si estás viva y si llegarás a recibir esta carta. En el mensaje me hablas de amor de renuncia y de espera , aún me duele, como si el tiempo no hubiese pasado, pero a pesar de todo el dolor y sufrimiento, no ha habido un solo día que no me acordara de ti, que no despertara por la mañana pronunciando tu nombre” Marina”.
Me fue imposible convencerte para que renunciaras al viaje, nada pude hacer cuando decidiste ir a una zona apenas inexplorada del Amazonas, a la búsqueda de algo trascendental para el futuro de la humanidad, por aquella época se estaban acabando las reservas de agua en muchos lugares del mundo, y tu amor mío, decidiste colaborar de forma altruista a la nuevas investigaciones sobre recursos de la gran selva.
Esperé largos meses noticias tuyas, ni una señal ni un solo vestigio de que siguieras con vida, las autoridades te dieron por desaparecida, a ti y al equipo de científicos que te acompañaron, a pesar de los medios que se emplearon y de mi insistencia para que siguieran buscándote.

Esa época la recuerdo como la más amarga de mi existencia y preso de la desesperanza, tomé la decisión más trascendental de mi vida, me enrolé en una expedición para colonizar la luna, - la tierra no era importante para mi, si tu no estabas en ella_
.
Mi función era rescatar las plantas que estaban en grave peligro de extinción, y llevarlas a un lugar creado artificialmente con las condiciones idóneas para que pudieran sobrevivir y reproducirse, y que mejor lugar que la luna, esa luna que tantas veces fue testigo silente de nuestras noches de amor.
En todos estos años he tenido diferentes relaciones con mujeres, en todas buscaba algo que me recordara a ti, tu olor, tu mirada, tu risa, imposible y te prometo que lo intenté, pero tu imagen estaba grabada en mi mente, y ninguna mujer logró que te olvidara.
Las relaciones sexuales entre los habitantes de la luna dieron muchos problemas y optamos por gratificarnos con sexo virtual, que resultó a la larga menos problemático e igual de gratificante al menos en el plano netamente físico.
Recuerdo con nostalgia una película que te gustaba mucho –el retrato de Dorian Gray-te diré Marina que al igual que al protagonista, estoy estancado en el tiempo, no tengo arrugas en el cuerpo, y los años parecen no haber pasado por mi, nadie diría que tengo casi 90 años, la atmósfera de este lugar nos preserva del envejecimiento, tengo cicatrices en el alma, que de vez en cuando me las toco para no perder ese nexo que me une a la tierra e inexorablemente a ti.
Han sustituido mis piernas, mi hígado, mi páncreas. Pero mi corazón sigue latiendo con la misma fuerza y la misma añoranza de siempre.
Quizás algún día nos volvamos a encontrar en otros mundos paralelos, con otras caras y otros cuerpos, pero estoy seguro que te reconoceré y tú me reconocerás, porque nuestras almas que hoy vagan por el universo acabaran encontrándose, algo tan fuerte como nuestro amor no puede desaparecer.
Te envío este poema que escribí en noches de desesperación anhelando tu presencia.



Extraño las noches de suspiros que no tuve.

Las miradas cómplices que no existieron.

El hueco de tu cuerpo al amanecer que no dejó rastro.

Los susurros anhelantes de tu voz que no escuché

Por extrañar, extraño hasta tus recuerdos.

Que se difuminan en el tiempo y desaparecen

Intento recordar porque te extraño….

Tu, que nunca supiste de este amor tan “extraño “.



Olvido 2008